Dos de cada tres españoles sufre conflictos vecinales“. Es el revelador dato que arroja un reciente estudio publicado en nuestro país. El impago de cuotas, las molestias ocasionadas por animales domésticos, los ruidos o las obras son los principales motivos de las disputas entre vecinos.

Y con los nuevos tiempos surgen nuevos problemas: con la actual crisis, ha aumentado considerablemente el impago de hipotecas, lo que está provocando que, tras el oportuno embargo, constructoras (muchas de ellas en quiebra), y un buen número de entidades financieras se conviertan en los nuevos ‘vecinos’ de muchas comunidades. Curiosamente, son estos últimos quienes se están convirtiendo en los principales morosos de las comunidades de vecinos.

Foto por gordon Banks- usuario flickr woodleywonderworks

Foto por gordon Banks- usuario flickr woodleywonderworks

Pero los conflictos en las comunidades de vecinos no solo son internos. Las discrepancias en el mantenimiento de la finca, o en la realización de obras por parte de terceros, son origen de disputas. Las comunidades entienden que los servicios recibidos no se ajustan a lo contratado, e impagan facturas como medida de presión… Por su parte, las empresas suministradoras se quejan de que las comunidades argumentan incumplimientos contractuales para negociar a la baja facturas, o lo que es peor: dejar completamente impagadas facturas a nombre de la comunidad, sin causa justificada alguna.Todas ellas son situaciones delicadas y que en muchas ocasiones no acaban de solucionarse, provocando que acaben convirtiéndose en problemas que llegan a la esfera de lo personal.

Etiquetado con →