La mediación es un método alternativo de resolución de conflictos (ADR en sus siglas en inglés) junto con otros como el arbitraje y la conciliación.
La diferencia principal entre la mediación y otros métodos es que las partes van a mantener el control total del conflicto dado que:

photo credit: ilopezyou.com via photopin cc

  1. El sometimiento a mediación es voluntario, pudiendo cada parte poner fin al proceso de mediación en cualquier momento.
  2. El proceso no resulta formalista de forma que las partes implicadas tengan más libertad para expresarse y así alcanzar más facilmente un acuerdo.
  3. Es mucho más económico que un procedimiento judicial o arbitral por lo que su coste no debe ser un impedimento para intentarlo. Además es un procedimiento rápido, más aún si lo comparamos con otros. Esto evita el desgaste propio de un largo litigio.
  4. La negociación de la resolución del conflicto se hace ante un tercero, el mediador, que es independiente de las partes y tiene formación específica, y cuya función es ayudar a llegar a un acuerdo, pero sin imponerlo. Además, el mediador debe guardar absoluta confidencialidad incluso ante un procedimiento judicial posterior, por lo que las partes pueden depositar toda su confianza en el mismo.
  5. No se impone alcanzar acuerdos e incluso se pueden alcanzar acuerdos parciales quedando vigentes otras partes del conflicto.
Ante esta serie de ventajas ¿Por qué no intentarlo?

 

Etiquetado con →