¿Qué es la mediación?

Es un sistema  para resolver conflictos de todo tipo en el que las partes ponen el acuerdo, con la tutela de un tercero llamado mediador.

TIPOS DE CONFLICTOS QUE SE PUEDEN SOLUCIONAR POR MEDIACIÓN

Es posible someter a mediación TODOS los conflictos entre vecinos, entre particulares, entre comunidad y vecinos, entre empresas, …

VENTAJAS

LAS PARTES ACUERDAN Y ACEPTAN LA SOLUCIÓN, no la impone un tercero.

DURACIÓN: IFAM organiza un proceso con una duración máxima de 40 días.

COSTO: mucho más económico que un proceso judicial (consulta nuestras tarifas).

PROCESO AGIL Y CON POCOS FORMALISMOS.

CONFIDENCIALIDAD: Lo expuesto en un proceso de mediación no puede ser conocido ni utilizado fuera del mismo.

- Preserva las relaciones entre las partes.

- No se crea un ganador y un perdedor.

- Interrumpe la prescripción de las acciones.

EL MEDIADOR

Es un tercero imparcial que tutela el proceso y vela por el cumplimiento del procedimiento y  plazos, redactando el acuerdo si lo hay. Nunca puede imponer la solución.

Es nombrado por I.F.A.M. de la lista de mediadores que posee, según la especificidad conflicto.

DESARROLLO DEL PROCESO DE MEDIACIÓN

1º Solicitud a I.F.A.M. a través de su modelo.

2º  Aceptación por escrito de la mediación por parte de  I.F.A.M.

3º  Traslado al reclamado.

4º Contestación del reclamado

  •  Si el reclamado no acepta la mediación, se redacta acta poniendo fin a la mediación.

Se da a las partes la posibilidad de someterse a un arbitraje.

  • Si el reclamado acepta se inicia la mediación propiamente dicha:
  1. Se designa mediador dentro de la lista de mediadores titulados que tiene I.F.A.M.
  2. Se realizan las sesiones con las partes (duración prevista del periodo 15 días).
  3. Finalizado el periodo de sesiones se redacta el acta con o sin acuerdo.
  4. Para el caso de que no haya acuerdo, se da la posibilidad de someterse a un arbitraje.
CUMPLIMIENTO DEL ACUERDO

El acuerdo obliga a las partes a su cumplimiento. Además, este acuerdo incluso puede elevarse a escritura notarial con fuerza ejecutiva para darle una mayor exigibilidad.